¿¡O no se quiere enterar?!.

¿Somos de los que adquirimos un, salva multas, o realmente compramos un casco que nos asegure mayor protección?

De igual manera que hay moteros que usan simples “cascos salva multas” y no salva vidas, una gran cantidad de consumidores de seguros los adquieren para cubrir la casilla de “ya tengo”. No valoran realmente si lo comprado, el día que ocurra el percance cumplirá sus expectativas o por el contrario se verá defraudado.

No conocer el lenguaje asegurador, no implica que desconozcamos lo que realmente queremos proteger, y hasta cuánto podemos o deseamos invertir en esa tranquilidad. Sólo debemos respondernos con sinceridad a las preguntas básicas de:

¿Qué ocurriría si …?

¿De cuantos fondos propios dispongo para hacer frente a ese percance?

¿Es prescindible?

Si dudas, a buen seguro que tu mediador profesional de seguros sabe orientarte en las cuestiones que tienes que plantearte. Con su ayuda encontrarás ese casco que proteja lo que más quieres.

#cordonseguros #segurosbienhechos