Las nuevas generaciones conciben a los administradores de fincas como “game masters” o supervisores que velen por el buen funcionamiento de las comunidades

Se calcula que en España hay actualmente más de 2 millones de comunidades de vecinos y, aproximadamente, tres cuartas partes están gestionadas por unos 15.000 administradores de fincas. Una cifra que pone de relevancia la importancia de esta figura y la necesidad de saber hacia dónde se dirige el futuro de la profesión. Las comunidades de vecinos se modernizan, implementan nuevos sistemas de gestión, instalan tecnología puntera, cambian la manera de relacionarse entre sus integrantes e intentan adaptarse a las nuevas generaciones.

Precisamente estas nuevas generaciones han sido las protagonistas del “Hack Z” que se celebró el pasado viernes en Barcelona. Smartfincas y GenZ organizaron el evento que reunió a 20 jóvenes talentos pertenecientes a la Generación Z (nacidos entre 1994 y 2010) para analizar y debatir sobre la situación y gestión de las comunidades de vecinos. Gracias a esta iniciativa, se lograron plantear propuestas y soluciones enfocadas a lograr unas comunidades más sostenibles y eficientes.

Los jóvenes apuestan por la economía circular y las nuevas tecnologías

El objetivo de este Hack Z enfocado a la administración de fincas era conocer las inquietudes y necesidades de las generaciones venideras para poder ofrecer una respuesta satisfactoria. La conectividad y el entorno digital serán pilares en estas nuevas comunidades de vecinos. La Generación Z las concibe como un espacio en el que se aplicará economía circular y el fomento de la sostenibilidad. También apuntan a recursos como la gamificación y la utilización de todos los recursos tecnológicos que tengan a su alcance para la gestión de la comunidad.

eso sí, quieren crear un espacio de convivencia, los jóvenes vienen con ideas de “coliving” y de disfrutar de compartir. Vivir también los espacios comunes y cohabitar con sus vecinos de escalera, calle y barrio. Una realidad en que el administrador de fincas adquirirá el rol de supervisor. Establecerá las reglas del juego, velará por la seguridad del edificio y mediará en los posibles conflictos. Esperamos que estas comunidades de vecinos del futuro también estén concienciadas de los riesgos y cuenten con un buen seguro de comunidades.