En viviendas, 807 percances cada hora

Y, aun así, sigue habiendo muchos inquilinos e incluso propietarios de viviendas sin seguros de hogar. Un problema que sufren muchas administraciones de fincas cuando han de conseguir, por un lado, que el causante repare el origen del daño, y por otra, que éste afronte las consecuencias del mismo, lo que supone a veces enfrentar a los vecinos. Si el siniestro tiene cobertura por la póliza de la comunidad iremos bien, dado que pagará la aseguradora y luego repercutirá contra el causante sin que directamente se vea afectada la vecindad. El mal menor será asumir la franquicia si el contrato de seguros la tenía suscrita. En estos casos nuestra recomendación es que el administrador de fincas se apoye en el corredor y sea éste el que haga la reclamación al causante para minimizar el deterioro que supone estas situaciones para el propio administrador.

Ampliando los datos que indicábamos en el subtitulo esos 807 siniestros supusieron en 2016 un desembolso de doscientos noventa y un mil trescientos sesenta y un euros a la hora (291.361 €/hora). Es decir, en ese año las aseguradoras atendieron más de siete millones de siniestros, exactamente siete millones sesenta y nueve mil trescientos veinte percances. (7.069.320 siniestros/año 2016) con un desembolso de dos mil quinientos cincuenta y dos millones trescientos veintidós mil trescientos sesenta euros. (2.552.322.360 € abonados en siniestros durante 2016).