Como presidente de una comunidad , es probable que alguna vez te hayas planteado qué deberías hacer en caso de siniestro en tu comunidad. Y es que esta es una de las situaciones más difíciles a las que el responsable de una finca puede enfrentarse, especialmente si no se cuenta con experiencia o, al menos, con la información suficiente para conocer la mejor manera de proceder. En este sentido, a lo largo del artículo, aludiremos a los pasos que, normalmente, deberán seguirse en estos supuestos.

Siniestro en una comunidad

En el supuesto en el que, como presidentes de una comunidad, debamos enfrentarnos a un siniestro en el edificio, ya sea fruto de un incendio, una inundación o un accidente, debemos tener presente que el proceso a seguir será muy diferente en función de si existe o no un seguro para la comunidad. Por ello, analizamos por separado cada uno de los casos.

Comunidad con seguro de edificios

Si el siniestro ha acaecido en una comunidad que se encuentra sujeta a un seguro de edificios, el caso es bastante sencillo, dentro de la problemática que supone sufrir esta clase de incidentes en el ámbito de nuestra comunidad.

Y es que bastará con contactar con los profesionales del sector para que nos gestionen las pólizas suscritas, con la finalidad de que, de acuerdo con nuestro caso, nos comenten si se encuentra o no cubierto por nuestra póliza y, en su caso, contactarán con la aseguradora para tramitar su reparación completa, o indemnización.

En definitiva, el problema pasará a estar en manos de la compañía de seguros, que se encargará de reparar todo aquello que haya resultado dañado, cubriendo, incluso, un posible realojo provisional. Si la comunidad contrató la póliza mediante la mediación de una correduría de seguros la tramitación del siniestro contará con su supervisión y control para beneficio de la comunidad.

Comunidad sin seguro de edificios

Una situación bien distinta es aquella en la que uno se encuentra en un edificio no asegurado. Y es que en este caso, toda la responsabilidad de la gestión, reparación, posible realojamiento y todos los pagos recaerán sobre la administración de la finca y, el presidente, deberá responder de todo aquello que se encontrase bajo su responsabilidad.

Lo ideal será acudir a profesionales en la solución de siniestros en edificios no asegurados, con la finalidad de que puedan informarte sobre los pasos a seguir, las gestiones a realizar y, en definitiva, para que te muestren el camino hacia la subsanación de la incidencia o incluso que estos se encarguen de la gestión.

Sin duda, nos encontraremos ante una situación compleja, en la que toda la responsabilidad recaerá sobre nosotros y en la que gozar de un buen asesoramiento será esencial para minimizar el problema.

Contratación de un seguro para la comunidad de propietarios

Tal y como habrás podido observar, la diferencia entre enfrentarse a un siniestro en un edificio asegurado, frente a hacerlo en otro que no lo está, es sustancial. Y es que nosotros aconsejamos, sin lugar a dudas, la contratación de una buena póliza de seguros de edificios. Contribuyen a prevenir posibles contratiempos económicos y jurídicos derivados de la gestión de la comunidad.

Desde un siniestro hasta la responsabilidad civil derivada de un daño a un vecino, o el accidente de trabajo de un empleado, todas estas situaciones pueden estar cubiertas por el seguro y, por tanto, no suponer un grave problema en el caso de que ocurrieran.

En definitiva, te recomendamos que acudas a las oficinas de los profesionales del sector, con el fin de que puedan informarte con profundidad acerca de qué hacer en caso de siniestro en la comunidad, así como mostrarte las opciones para la contratación de un buen seguro de edificios.